REMEDIOS PARA SÍNTOMAS DIGESTIVOS COMUNES

adaptógenos estrés

Si me conocéis sabréis que no me gusta tratar los síntomas sin solucionar el problema de base. Pero en ocasiones, mientras esperamos resultados de pruebas, tratamos la causa o en aquellos casos crónicos con un manejo más complejo y una evolución más lenta, se hace necesario tomar medidas para paliar los síntomas porque estos pueden ser molestos y en algunos casos limitar la calidad de vida.

Por eso siempre viene bien tener remedios listos en nuestro botiquín que nos puedan hacer el día a día más llevadero. Así que ahora voy a compartir con vosotros aquellos que recomiendo para los problemas que veo con más frecuencia.

 

Distensión abdominal, hinchazón y gases.

Son síntomas comunes en personas con SIBO, colon irritable y otros problemas digestivos. Y no son siempre fáciles de solucionar.

Uno de los puntos más importantes en la dieta. En este caso dietas bajas en fibras y carbohidratos fermentables suelen ser las recomendadas (dieta baja en FODMAPs, carbohidratos específicos, etc.) También es conveniente descartar intolerancias o sensibilidades a alimentos (al gluten, los lácteos y otros alergenos frecuentes). En estos casos trabajar con nutricionistas es de gran ayuda.

Otros remedios que pueden ser útiles:

  • Carbón Activado: el carbón adsorbe, es decir, se pega a distintas moléculas ayudando a expulsarlas: toxinas, gases y otras sustancias. El problema es que no distingue a lo que “se pega”, así que hay que tomarlo alejado de las comidas para que no interfiera en la absorción de nutrientes y también separado de medicamentos u otros suplementos (30 minutos antes o 1 hora después de la medicación o de comer es suficiente). Se pueden tomar 2-4 cápsulas, varias veces al día (máximo 4g al día). Es un remedio que puedes tener a mano, para viajes, el trabajo… Tiene pocos efectos secundarios, salvo el oscurecimiento de las heces, el que no se absorban cosas si se toman a la vez y que puede causar estreñimiento. En este caso, se puede complementar con medidas que ayudan a combatir este problema (de las que hablé en este artículo).
  • Procinéticos: con este nombre raro nos referimos a aquellos suplementos o medicamentos que ayudan a los intestinos a moverse. Con esto haremos que los gases se movilicen y sea más fácil expulsarlos. Muchos se usan con prescripción médica en distintas patologías. Pero hay suplementos con un efecto procinético suave y que son fáciles de encontrar:
    1. El jengibre: se puede encontrar en diversas formulaciones. En su forma natural, tés, concentrados, en forma de gominola. El jengibre además se incluye en otras combinaciones de plantas y otras fórmulas procinéticas (Galexier, Motil-pro, etc.) En algunas personas puede dar una sensación parecida al ardor que se pasa bebiendo un poco de agua.
    2. Iberogast: es una combinación de plantas que favorecen el movimiento de las asas intestinales y ayudan en todo el proceso digestivo. Se puede tomar 20 gotas con las comidas o cuando se necesite.
  • Simeticona: es un fármaco que rompe las partículas de los gases haciendo también más fácil su eliminación.

Si existe mucho dolor abdominal, la menta piperita relaja la musculatura. Se puede tomar en tés o en cápsulas. Cuidado si tienes reflujo porque puede empeorarlo.

Siempre recuerda tomar cualquier medicamento o suplemento bajo supervisión.

 

Indigestión

Cuando las digestiones se hacen lentas y pesadas, puedes tomar las siguientes medidas:

  • Trata de comer en un ambiente relajado. Come con calma, reserva ese tiempo. Evita las pantallas y las distracciones. No hay nada peor para una digestión que comer en la mesa de trabajo, caminando por la calle o en el metro. Tu sistema nervioso y digestivo deben estar en modo “relax” para que las digestiones sean buenas.
  • Come despacio. La digestión empieza en la boca con la masticación y la mezcla de la comida con la saliva. Muchos problemas digestivos mejoran con estos dos pasos, sencillos pero no siempre fáciles de cumplimentar.
  • Otros remedios extra:
    • Hierbas amargas: hay una serie de plantas con sabor amargo que ayudan al hígado a funcionar y estimulan el movimiento del intestino. Se suelen encontrar en combinaciones. En muchos sitios veréis el nombre de “amargos suecos”. Hay otras combinaciones como el Galexier y fórmulas similares. Aunque se pueden encontrar en comprimidos, parece que son más efectivas si sentimos el sabor amargo, porque es el que activa los mecanismos digestivos.
    • Iberogast: ya comentado antes. También todo lo comentado en el apartado procinéticos puede ser de ayuda aquí.
    • Enzimas digestivas: como su nombre indica, son enzimas que ayudan a digerir la comida.
    • Otras ayudas: vinagre de manzana, betaína-HCl, que es mejor tomar bajo supervisión.

 

Diarrea crónica

Como en todo, pero especialmente en la diarrea crónica, primero hay que buscar la causa. Mientras se investiga y se trata, a veces es necesario tomar algunas medidas, ya que puede ser muy molesta e incluso en casos más extremos, invalidante.

  • Lo primero: hay que asegurarse de que se mantiene una buena hidratación. Y no hay que olvidarse de reponer electrolitos. Hay recetas de sueros de rehidratación en las que se añaden sal sin refinar, un poquito de bicarbonato, algún azúcar.
  • Cuida la dieta: en los brotes más agudos, evita la verdura y la fruta en general, especialmente cruda. La carne y el pescado suelen ser bien tolerados. Y algunos almidones como el arroz blanco o la patata. También conviene reducir la cantidad de grasa.
  • Carbón activado: mira lo comentado más arriba.
  • Algunos tipos de fibra como la goma guar parcialmente hidrolizada o la celulosa, pero con cuidado porque en algunas personas, especialmente en caso de SIBO, pueden dar gases e irritar el intestino. Siempre empieza con dosis bajitas.
  • Probióticos: pueden ayudar, pero cuidado si tienen prebióticos (GOS, FOS; inulina) porque en algunas personas pueden producir molestias.

Para el ardor o reflujo, puedes consultar este otro artículo: Trucos para calmar la acidez, ardor o reflujo.

Hay más medidas que se pueden tomar, especialmente cuando se conoce la causa. Pero estos son algunos de los remedios que se pueden probar. Como siempre, toma este artículo como información orientativa. Ante cualquier problema, busca ayuda de los profesionales.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HOLA,
SOY ANA

Médica y consultora nutricional

consigue la guía de la dieta baja en fodmaps

Suscríbete para saber qué alimentos evitar y cuáles tomar libremente

Durante los últimos 15 años he trabajado en distintos hospitales haciendo una medicina que no me satisfacía plenamente.

Por eso ahora trabajo de manera diferente.

Trato de conocer al paciente de una manera integral para descubrir la raíz de sus problemas, identificar sus características únicas y así poder diseñar un plan acción individualizado, holístico y efectivo.

manzana-sidebar

CATEGORÍAS

Mi trabajo
comienza
conociendo
al paciente.

Por eso te invito a una sesión de asesoramiento gratuita en la que revisaremos tu historia clínica para valorar si te puedo ayudar.

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.