Candidiasis: qué es y qué síntomas produce

En los siguientes posts os voy a hablar de uno de los motivos por los que veo gente en mi consulta. La Candidiasis o sobrecrecimiento de la Candida.

Ya hemos hablado de la importancia de nuestra microbiota (esos microorganismos que habitan en nosotros) para nuestra salud. Uno de estos microorganismos es la Candida.

La Candida es un tipo de hongo que vive habitualmente en nuestra boca e intestino en pequeñas cantidades y en una forma poco activa. El problema viene cuando, en ciertas circunstancias, crece demasiado y cambia de forma a una más activa e invasiva.

Cuando esto pasa se produce inflamación de la mucosa intestinal. También puede pasar que aparezcan infecciones en otras regiones, por ejemplo en la vagina (candidiasis vaginal), en la boca, etc.

Otra de las maneras de dar problemas es liberando unas sustancias llamadas Micotoxinas. Estas toxinas pueden pasar al torrente sanguíneo y producen inflamación y síntomas en distintas partes del cuerpo, de los que hablaré luego.

 

¿Qué hace que la Candida crezca demasiado?

Hay varios factores que facilitan este tipo de disbiosis (desequilibrio en nuestra flora intestinal):

El uso de antibióticos: Normalmente todos los microorganismos viven en equilibrio. Cuando tomamos antibióticos, muchas bacterias mueren facilitando el sobrecreciemiento de otros organismos como la Candida.

Otras fármacos: los antiácidos (por ejemplo: omeprazol, pantoprazol, etc) son otro de los grupos de fármacos que más facilita los distintos tipos de disbiosis. La microbiota es muy sensible al “ambiente” Siguiendo con el símil del jardín interior para hablar de la flora intestinal, cambios en el abono, en la frecuencia del riego, el la composición del agua, etc., van a favorecer que crezcan más unas plantas que otras.

Hay otros fármacos como los anticonceptivos orales, los corticoides y otros inmunosupresores y la quimioterapia que también favorecen sobrecrecimiento de la Candida.

La dieta es uno de los grandes contribuyentes. Después de todo, nuestra microbiota se alimenta de lo que comemos. A la Candida le encanta el azúcar. Dietas muy ricas en azúcar y almidones (carbohidratos simples) son las favoritas para este hongo. De hecho se piensa que la gente que tiene un problema de Candidiasis siente más antojo por cosas dulces, porque la Candida “pide comida”.

También algunos tipos de alimentos fermentados pueden favorecerla en personas más predispuestas: yogurt, kéfir, los vinagres (excepto el de manzana), el chucrut, los encurtidos, Kimchi, Kombucha…

El alcohol por sí mismo aumenta el riesgo de padecer Candidiasis, especialmente las bebidas fermentadas: cerveza, vino, champagne, sidra…

Problemas digestivos crónicos que favorecen la alteración del delicado equilibrio que es nuestro aparato digestivo. Y como hemos ya repetido en varias ocasiones, cambios en este equilibrio favorecen el desarrollo de distintas disbiosis. Poca producción de ácido en el estómago, déficit de enzimas digestivas, trastornos en la motilidad, etc.

El estrés afecta de muchas maneras a nuestra salud (te hablo de ello aquí y aquí)y una de ellas es alterando el “ambiente” en nuestro intestino al disminuir la secreción de ácido y otras sustancias, la movilidad, etc. Otros factores pueden ser cambios hormonales (embarazo, menopausia), enfermedades que disminuyen las defensas (VIH, enfermedades autoinmunes, cáncer), etc.

 

¿Qué síntomas produce el sobrecrecimiento de la Candida?

Los síntomas son variados y son producidos por la Candida en sí o por las toxinas que producen.

Los más frecuentes son:

  • Problemas digestivos. Diarrea, hinchazón abdominal, gases, etc.
  • Infecciones en otras partes del cuerpo: cadidiasis vaginal, de la próstata, picos perianal o en la zona genital.
  • Problemas en la piel: eccema, erupciones, rash.
  • Propensión a alergias estacionales, a ácaros, etc, muy sintomáticas.
  • Cambios de humor, irritabilidad, ansiedad, depresión.
  • Dificultad para concentrarse o pensar con claridad, problemas de memoria.
  • Antojo por azúcar y alimentos dulces.

También se ha encontrado una relación entre Candidiasis y ciertas enfermedades sin que se sepa exactamente que papel juega en algunas de ellas:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal: E. de Crohn y Colitis Ulcerosa.
  • Enfermedad celiaca.
  • Síndrome de Activación Mastocitaria.
  • Enfermedades autoinmunes.

Como ves, la Candidiasis se manifiesta de muchas maneras, en general muy inespecíficas y que se solapan con otros problemas. Por eso, mucha gente que sufre este problema van de médico en médico sin que les puedan den una explicación ni les solucionen el problema. Y no es infrecuente que no se les preste mucha atención, o que se achaquen estros problemas al estrés, a la ansiedad o la depresión.

Si crees que este es tu caso, no te rindas. Se puede tratar. Y puedes recobrar tu salud y tu bienestar. Sobre cómo se puede diagnosticar y tratar, hablo en el siguiente post.

Busca a alguien que sepa manejar esta patología y ¡vuelve a sentirte bien!

Si crees que yo te puedo ayudar, puedes solicitar una sesión de asesoramiento conmigo. Estaré encantada de charlar contigo para podemos trabajar juntas para que te encuentres mejor.

 

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HOLA,
SOY ANA

Médica y consultora nutricional

consigue la guía de la dieta baja en fodmaps

Suscríbete para saber qué alimentos evitar y cuáles tomar libremente

Durante los últimos 15 años he trabajado en distintos hospitales haciendo una medicina que no me satisfacía plenamente.

Por eso ahora trabajo de manera diferente.

Trato de conocer al paciente de una manera integral para descubrir la raíz de sus problemas, identificar sus características únicas y así poder diseñar un plan acción individualizado, holístico y efectivo.

manzana-sidebar

CATEGORÍAS

Mi trabajo
comienza
conociendo
al paciente.

Por eso te invito a una sesión de asesoramiento gratuita en la que revisaremos tu historia clínica para valorar si te puedo ayudar.

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.