Reflujo gastroesofágico y SIBO

La sensación de ardor o acidez es uno de los síntomas más frecuentes por los que se acude a las consultas de atención primaria o digestivo. La causa más frecuente (aunque no la única) es la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Hoy os voy a hablar de ella y de la relación con el SIBO/IMO.

Primero, un pequeño repaso anatómico. Cuando le damos un bocado a nuestra comida, esta primero pasa por la boca y desde allí desciende por el esófago hasta el estómago. Aquí se va a mezclar con los jugos gástricos, principalmente ácido clorhídrico y enzimas como la pepsina. Después de esto, seguirá su camino por el intestino delgado hasta el colon y de ahí al exterior. Así que podríamos decir que la dirección de movimiento en el intestino es de arriba a abajo. Entre el esófago y el estómago hay una «puerta» formada por una estructura muscular. En medicina, a estas estructuras musculares se las denomina esfínteres. La que une el esófago con el estómago se la denomina esfínter esofágico inferior (EEI). También oirás llamarla cardias.

Se denomina reflujo gastroesofágico al paso de contenido del estómago hacia el esófago, (de abajo hacia arriba). No todo el reflujo es patológico (es decir, malo en lenguaje médico). En condiciones normales, todos tenemos varios episodios leves de este reflujo después de comer. Sólo cuando esto causa síntomas o daña la mucosa del esófago, hablaremos de Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE).

El contenido del estómago es muy ácido por el ácido clorhídrico (HCl). Esto haría pensar que cualquier cantidad de reflujo daña al esófago. Pero esto no es así porque el esófago tiene sus mecanismos de defensa. ¿Cuáles son?:

  • La saliva: el pH de la saliva es ligeramente neutro. Producimos alrededor de 1l o 1,5l de saliva al día. Al tragar, esta saliva va a limpiar y neutralizar el contenido que pueda pasar desde el estómago. Tener una buena salud bucal es importante para prevenir la ERGE. En este sentido, una buena hidratación va a ser fundamental para un correcta elaboración de saliva.
  • La motilidad intestinal: las paredes del esófago están recubiertas por músculo. Al contraerse va ir propulsando el contenido del esófago hacia el estómago. El tono del EEI también es importante para prevenir la ERGE. Estos movimeintos están coordinados por el sistema nervioso autónomo a través del nervio vago.
  • La mucosa del esófago: la propia mucosa tiene sus mecanismos protectores. Segrega moco protector, y los capilares que la recubren también van a ayudar a eliminar el exceso de ácido. Además, como otras partes del intestino, el esófago tiene su propia microbiota. No es muy conocida, pero se piensa que podría jugar un papel importante en la protección del esófago.

¿Cuáles son las causas de la ERGE?

La enfermedad por reflujo aparece cuando el esófago no es capaz de compensar los efectos de este reflujo. Cuando esto pasa, aparecen síntomas como ardor, dolor o regurgitación. En caso de que el reflujo alcance la garganta, también puede producirse tos, ronquera, carraspera frecuente, dificultad para tragar…

Hay casos de ERGE en los que cuando se realiza una endoscopia, no se ve daño en la mucosa. A esto se le llama ERGE no erosiva. Cuando sí se ven lesiones, hablamos de ERGE erosiva. Estas lesiones pueden ir desde un ligero enrojecimiento a verdaderas erosiones. Si esto se mantiene en el tiempo, la mucosa cambia para adaptarse (a esto lo llamamos metaplasia), apareciendo el esófago de Barret. Una pequeña cantidad de pacientes con esto, podrían desarrollar cáncer de esófago (el porcentaje es muy muy pequeño).

¿Entonces, qué causa ERGE? Cuando el número o la duración de los episodios de reflujo aumentan o su contenido es mayor, hay más probabilidades de que empiecen a dar síntomas. También cuando los mecanismos protectores del esófago fallan. Esto se puede producir en distintas circunstancias:

Cuando la mucosa del esófago está irritada, puede ser más sensible al reflujo:

  • Hay sustancias que la irritan directamente: el alcohol, el tabaco, medicación antiinflamatoria y analgésicos.
  • También si descuidamos la hidratación y segregamos menos saliva.
  • Por otro lado, parece que la melatonina está implicada en regular el flujo sanguíneo en los capilares que rodean el esófago. Podría ser por esto que dormir menos de 6h al día aumenta el riesgo de tener ERGE.

Hay distintas situaciones en las que la motilidad del esófago está afectada.

  • Como decíamos, esta está regulada por sistema nervioso autónomo, así que enfermedades neurológicas podrían favorecer estos problemas (Parkinson, ELA, infartos cerebrales…)
  • Nuestro amigo el estrés incide directamente en el funcionamiento de este sistema nervioso y del nervio vago.
  • Y hay fármacos que también alteran la motilidad esofágica y el tono del EEI. Por ejemplo la medicación para el asma, calcioantagonistas (fármacos para la tensión). Incluso fármacos para otros síntomas digestivos, por ejemplo para la diarrea o los cólicos), aumentan en riesgo de ERGE. Por supuesto, si estas tomando algo de esto, no lo interrumpas sin consultar con tu médico.

Aumento de la presión intraabdominal. Esto es física pura. Si aumentamos la presión en el abdomen, esto va a empujar el contenido del estómago hacia arriba, pudiendo aumentar el reflujo. Seguro que se te ocurren muchas situaciones en las que aumenta la presión en el abomen:

  • Comer demasiado. Todos lo hemos experimentado: bodas, cumpleaños, cenas de empresa… esa sensación de que la tripa nos va a estallar.
  • La obesidad abdominal.
  • El embarazo.
  • El estreñimiento.
  • La postura: estar encorvados aumenta la presión en nuestro abdomen. ¡Mantén una postura erguida!
  • Aumento del gas intraabdominal.

En este último punto es donde aparece el SIBO/IMO. Uno de los principales problemas de los sobrecrecimientos intestinales es el aumento de la producción de gas. esto produce un aumento de la presión en el abdomen. Pero no solo eso. Los gases que se producen podrían tener otros efectos añadidos. Por ejemplo el metano enlentece la motilidad intestinal y puede hacer que el EEI se contraiga peor. El sulfuro de hidrógeno es un gas irritante, aumentando la sensibilidad en las mucosas, pudiendo producir más sensación de ardor.

Otro posible mecanismo, aunque este está todavía en estudio, es la alteración de la microbiota esofágica. Es un tema que todavía no está desarrollado porque la microbiota esofágica es difícil de estudiar. Pero seguro que en un futuro aparece más información en este sentido.

Compártelo

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.

1 comentario en “Reflujo gastroesofágico y SIBO”

  1. Pingback: Remedios naturales para el reflujo gastroesofágico - Dra. Ana Esteban

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HOLA,
SOY ANA

Médica especializada en SIBO

consigue la guía de la dieta baja en fodmaps

Descárgate la guía para saber qué alimentos evitar y cuáles tomar libremente

Durante los últimos 20 años he trabajado en distintos hospitales haciendo una medicina que no me satisfacía plenamente.

Por eso ahora trabajo de manera diferente.

Trato de conocer al paciente de una manera integral para descubrir la raíz de sus problemas, identificar sus características únicas y así poder diseñar un plan acción individualizado, holístico y efectivo.

manzana-sidebar

CATEGORÍAS