Glosario de dietas (II)

el laberinto de las dietas

El mundo de las dietas terapéuticas: keto, sin-gluten, baja en FODMAPs y más

En el post anterior os hablé de dietas o formas de alimentarse que mucha gente adopta para llevar una forma de vida saludable.

Hay otro conjunto de dietas que, si bien algunas son adoptadas por gente que quiere sentirse mejor, en la práctica clínica se utilizan como una herramienta más en el tratamiento de ciertas enfermedades. Son las que llamamos dietas terapéuticas.

Estas son las más utilizadas:

  • Dieta Keto o Cetogénica
  • Dietas de eliminación/provocación
  • Dietas bajas en FODMAPs, Dieta bi-fásica, SIBO diet, SCD diet, GAPS y similares.
  • Dietas bajas en: oxalatos, histamina, etc.

Vamos con un pequeño resumen de ellas.

Dieta keto o cetogénica

Es una dieta que lleva al extremo bajar la ingesta de hidratos. Hasta un 5% aprox de las calorías consumidas al día (en una dieta “normal” pueden llegar a suponer hasta el 50%). De esta manera el cuerpo no puede utilizar la glucosa (que es un hidrato) para fabricar energía y cambia el metabolismo para gastar grasa produciendo cuerpos cetónicos. En esta dieta hasta el 70-75% de las calorías proceden de las grasas.

¡Menuda parrafada técnica acabo de soltar! Para resumir, prácticamente se eliminan cereales, frutas, legumbres, algunas verduras con más almidón, y se comen grandes cantidades de grasas, tanto de origen animal como vegetal: mantequilla, ghee, aceites vegetales (oliva, aguacate, coco), manteca, nata, etc.

Y a pesar de que para muchos puede parecer una de la dieta menos saludables que jamás hayan conocido, en realidad está bastante “de moda” hoy en día y en algunos casos puede ser muy beneficiosa.

Clínicamente es muy utilizada para enfermedades neurológicas de todo tipo: esclerosis múltiple, Parkinson, epilepsia, etc. Al cerebro le encanta la grasa y funciona muy bien con los cuerpos cetónicos.

También es muy útil en personas que no manejan bien la glucosa, por ejemplo en diabetes o síndrome metabólico.

Además se está probando su efecto en otras enfermedades como el cáncer o en la investigación anti-envejecimiento con resultados prometedores.

Y puede ser efectiva para la pérdida de peso.

No es una dieta fácil de llevar de manera correcta. Yo recomiendo hacerla bajo supervisión para evitar deficiencias y desequilibrios.

 

Dieta de eliminación/provocación (o el por qué de la fiebre “sin-gluten”).

Es un tipo de dieta que se utiliza para tratar de descubrir si un alimento o conjunto de alimentos producen síntomas. Se elimina el o los alimentos sospechosos durante unas semanas (entre 4 y 6) y posteriormente se reintroducen progresivamente. Así se ve si los síntomas se modifican al quitar o añadir ese alimento.

Se puede hacer con cualquier alimento que se sospeche que está causando problemas. Cuando no se sabe cuál puede ser se eliminan los que, por sus características, más reacciones suelen generar. En este sentido, los “sospechosos habituales” son: los cereales que contienen gluten y los lácteos, que ocupan los puestos más altos en todas las listas de alimentos problemáticos, seguidos por el huevo, el maíz, la soja y los frutos secos, entre otros.

Hay gente que solo tiene que eliminarlos temporalmente hasta que se resuelve el problema de base. Otros tienen que evitarlos de manera indefinida.

 

Dietas para el control de síntomas digestivos: baja en FODMAPs y similares.

Existe un conjunto de dietas muy recomendadas para personas con muchos síntomas digestivos, por ejemplo en el colon irritable, sobrecrecimiento bacteriano, etc.

Son dietas que reducen el consumo de ciertos hidratos complejos, fibras, que son difíciles de digerir por los humanos y que son fermentados por las bacterias intestinales. Se producen entonces gases que producen dolor abdominal, hinchazón, diarrea, estreñimiento, etc.

La idea es seguirla a la vez que se toman medidas para tratar el problema de base, para poder volver a reintroducir los alimentos que se excluyen de manera progresiva.

Hay varias dietas que siguen este principio. Cada una varía un poco en los alimentos que incluyen o los que excluyen y cuándo o cómo se reintroducen. Las más conocidas y que yo más utilizo con mis pacientes son:

  • Dieta baja en FODMAPs
  • Dieta para el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO diet)
  • Dieta Bi-fásica
  • Dieta de Carbohidratos Específicos
  • Dieta GAPS.

Para los curiosos, ejemplos de los alimentos que se evitan o se reducen son: la cebolla, ajo, puerro, legumbres, lácteos, algunas frutas, algunos cereales.

 

Otras dietas bajas en…

En el anterior post (Glosario de dietas I) os hablé de dietas en las que se modifican los porcentajes de algunos macronutrientes, es decir, de grasas e hidratos. Y también hemos comentado las dietas bajas en FODMAPs y similares.

Ahora les toca el turno a dietas en las que se trata de reducir la ingesta de ciertas sustancias que pueden ser perjudiciales pata algunas personas. Ejemplos de estas dietas:

  • Dieta bajas en oxalatos: en personas susceptibles, los oxalatos pueden contribuir a formar piedras en los riñones o inflamación en articulaciones. Los oxalatos se encentran en algunos alimentos de origen vegetal (algunas semillas, frutos secos, verduras, frutas…)
  • Dieta baja en histamina: la histamina es una sustancia que no solo se encuentra en algunos alimentos, sino que la fabrican las bacterias de nuestro intestino e incluso nosotros mismos. Hay gente que tiene problemas para metabolizarla correctamente, por lo que acumula en el organismo. Esto da síntomas como migrañas, problemas digestivos o cutáneos, tipo rash, ronchas, reacciones alérgicas. Estas personas tienen que intentar consumir poca histamina para que su cuerpo no se sobrecargue.
  • Otras: como veis, hay un montón de dietas especiales que intentan regular algún desequilibrio. Solo quiero dar una idea general, así que no me extenderé más en esto.

 

El riesgo de seguir cualquier dieta restrictiva, es decir, en la que se limitan grupos de alimentos, es que se pueden producir desequilibrios.

Mi consejo es que, si creéis que necesitáis hacer algún cambio en vuestra alimentación y probar alguna de estas dietas, pidáis consejo a alguien con experiencia. De esta manera os aseguraréis de no acabar con algún déficit en algún nutriente y de obtener el máximo de beneficios.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HOLA,
SOY ANA

Médica y consultora nutricional

consigue la guía de la dieta baja en fodmaps

Suscríbete para saber qué alimentos evitar y cuáles tomar libremente

Durante los últimos 15 años he trabajado en distintos hospitales haciendo una medicina que no me satisfacía plenamente.

Por eso ahora trabajo de manera diferente.

Trato de conocer al paciente de una manera integral para descubrir la raíz de sus problemas, identificar sus características únicas y así poder diseñar un plan acción individualizado, holístico y efectivo.

manzana-sidebar

CATEGORÍAS

Mi trabajo
comienza
conociendo
al paciente.

Por eso te invito a una sesión de asesoramiento gratuita en la que revisaremos tu historia clínica para valorar si te puedo ayudar.

Suscríbete a la newsletter

Recibe en tu email información sobre salud, nutrición y hábitos de vida.